El cambio y la resiliencia del turismo

El cambio y la resiliencia del turismo

por Jeanine Pires

Los años 2015 y, ahora, 2016 están particularmente difíciles para Brasil, lo que se refleja en la economía del continente y en las diversas actividades económicas. En la industria de viajes y turismo, podemos afirmar que la tasa cambiaria fue una de las variables que más influenció los flujos mundiales y también latinoamericanos.

Los ingresos del turismo en América del Sur se mantuvieron prácticamente inalterados entre 2014 y 2015, fueron de US$ 25,7 y US$ 25,6 mil millones, respectivamente, de acuerdo con la Organización Mundial del Turismo (OMT). Vale recordar que las alteraciones del volumen de gastos pueden no representar más gastos, y sí atribuirse a las diferencias cambiarias entre un año y otro. Por su lado, las llegadas, tuvieron un aumento del 5,4%, y fueron de 29,1 a 30,7 millones de 2014 a 2015. Tenemos, por lo tanto, solo 2,6% del flujo mundial de viajes.

El hecho es que Brasil deja de ser un gran “viajero” y “gastador”, lo que disminuye la atención de los mercados receptores internacionales y, al mismo tiempo, reduce la oferta de asientos y la accesibilidad del país a la atracción de extranjeros. El número que refleja ese escenario es el déficit de la balanza turística, que fue de US$ 10,7 mil millones en 2010 a US$ 18,7 mil millones en 2014, y luego cayó a US$ 11,5 en 2015, también según la OMT. El año 2016, por lo menos hasta mayo, todavía revela una drástica caída de los gastos de los brasileños en el exterior: -37,7% en relación a los cinco primeros meses del año pasado.

La fase actual, que puede provocar novedades, está condicionada por la combinación del deseo de los brasileños de viajar al exterior con la baja del cambio a partir de julio de este año. Aún ante la incertidumbre sobre el grado de intervención del Banco Central, hubo una reactivación en el mercado de viajes al exterior, exactamente en el período de vacaciones. Continuaremos monitoreando.

Ante este nebuloso panorama, es importante estar atentos también a varias circunstancias de la situación mundial que, además del fortalecimiento de la moneda estadounidense, presenta desafíos relacionados a la inseguridad debido a los ataques terroristas, cambios ante la posible salida del Reino Unido de la Comunidad Europea, alteraciones en los flujos de viajes y otros temas diversos que deben unir el sector de viajes y, al mismo tiempo, traer oportunidades de negocios a los que tuvieran respuestas rápidamente.

Quedamos por aquí, a 30 días de los Juegos Olímpicos Rio 2016, siguiendo los cambios instantáneos y la capacidad de nuestro sector de hacer frente a los retos de una industria en transformación, pero cada vez más fuerte y resistente.

Jeanine Pires es presidente del Consejo Consultivo de WTM Latin America, directora de Pires e Associados y ex presidente de EMBRATUR.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.